Ilustraciones de Partituras de Tango

Después de comenzado el siglo comenzaron a editarse las partituras de tango. En esa época donde solamente los organitos compartían la tarea de difundir el tango (no había radio ni cine aún), la edición de partituras resultó un buen negocio además de contribuir a la diseminación del tango. Alrededor de 1910 se habían vendido del tango "La Morocha" de Villoldo más de 100.000 ejemplares. Cada partitura significaba la aparición de un nuevo tango. En los comienzos las ilustraciones y el diseño de las partituras eran tan importantes como la música que contenían. Luego eso se fue perdiendo.